Blogia
terraepovo

EL ARTE DEL BIEN VIVIR

EL ARTE DEL BIEN VIVIR

Aproximación a la obra de Antonio Medrano

 La importante labor y misión que está llevando a cabo el agudo y prestigioso intelectual Antonio Medrano, a través de la Editorial YataY, merece ser comentada y destacada en estas páginas dedicadas a los libros, que son un espacio de libertad y opinión dentro del asfixiante y farisaico mundo cultural e intelectual en el que vivimos. He titulado esta sección como  El Arte del Bien Vivir” (parafraseando al aragonés Baltasar Gracián) y no como el arte del “vivir bien” o el “buen vivir”,  ya que esta sociedad hedonista se encarga suficientemente de atiborrarnos con su ficticia “calidad de vida”. De los libros que vamos ha tratar- ora crítica, ora elogio- tienen una regla general o máxima por la que se dictan: es el servicio al Bien, a la Belleza y a la Verdad.Esta regla, como si se tratase de la de una orden monástica o de caballería, es una constante en sus textos, tratando así de hacernos comprender numerosas actitudes que debemos de transmutar, superar y rectificar en nuestro vivir diario. Es un golpe de atención a nuestra conciencia en todo momento, para así dejarnos guiar por ese “bien vivir”, acorde con la Tradición y con nuestra Sangre. Son “orientaciones” -más que nunca indispensables- para eso que Julius Evola denominó como la “revolución interior”, necesaria para el resurgir del Hombre Nuevo que precisa esta Europa “nossa-nuestra-nostra”, sometida a la política neoliberal y al mestizaje.     

                  Antonio Medrano, nacido en tierras extremas y duras, (Badajoz, 1946), residiendo actualmente cerca de Madrid junto a su esposa, es un autor que se va haciendo hueco en la escena intelectual de este país. Paradójicamente es un autor más conocido en otros países de Europa (Italia o Francia, son ejemplo de ello, con varias de sus obras traducidas) que en él nuestro propio. Enraizado en su patria, es una persona con vocación europeísta y universal. En determinados círculos de orientación tradicional es un autor venerado, considerado y respetado.                  Trabajó como asesor y directivo de empresas. Su sólida formación como profesional y su don de lenguas (lee, escribe y habla varios idiomas: alemán, sueco, italiano, francés, inglés, catalán, gallego-portugués...) le dan un carácter particular a sus obras, que son de una cultura vastísima. Solamente hay que observar la abundante bibliografía empleada en sus textos. 

                Riguroso en su trabajo, meditativo y reflexivo en su escritura, hombre de gran humanidad,  de carácter afable y buen corazón, con su quehacer  cotidiano y su “arte del justo, correcto y bien vivir”, da ejemplo y testimonio de lo que se conoce por Tradición. En otros tiempos de Occidente sería sin duda un discípulo de Platón en su Academia de Atenas, o un  “maestro” que escribe y transmite Conocimiento en las piedras de una catedral, o también si me apuras, un perfecto hombre del Renacimiento, recogiendo textos de los clásicos e investigando con la Alquimia.

                 Varios son los libros que están ya disponibles:  “Magia y Misterio del Liderazgo”, “La Lucha con el Dragón”, “La Vía de la Acción”, “Sabiduría Activa”, “La Luz del Tao”. Otros  están en preparación e irán viendo la luz poco a poco, con temática no menos interesante, como muestra estos ejemplos; Sobre el Honor, su profundo significado, su enorme valía y la falta de Honor en los tiempos de hoy; Sobre ecología y espíritu, la vital relación del Hombre con  la Naturaleza bien entendida y necesaria; Sobre la vivencia del momento presente “en el aquí y ahora”, sin apegos ni rechazos, valorando instante tras instante conscientemente; Sobre la milicia del Grial, el estar presto a servir a la Comunidad para servirnos también a nosotros mismos, ya que saber obedecer es tan necesario como saber ordenar; Sobre la acción heroica, ser capaces de armarnos del valor necesario para actuar noblemente y desinteresadamente.            

         La lectura de estos libros a través de las sendas de la antropología, de la historia, de la mitología y del simbolismo, inducen constantemente a sembrar las virtudes sociales más eficaces, que no sirven para nada desde el punto de vista espiritual, sino fructifican y crecen en nosotros el espíritu de devoción y el sentimiento de lo sagrado.  Pero vayamos a lo que ya está actualmente a disposición del lector, que son los siguientes textos: “Magia y Misterio del Liderazgo”: Una buena guía para el arte de Vivir en un mundo en Crisis, nos dice su subtítulo. Este texto puede ser considerado como un libro de consulta permanente, ya que la temática que aborda implica muchas facetas de nuestra interrrelaciones cotidianas en este mundo. Afrenta los problemas directa y frontalmente, sin vericuetos ni laberintos. Los capítulos que componen este libro son de gran utilidad en nuestras interrelaciones cotidianas, puesto que también somos seres sociales. La interdependencia entre los seres vivientes y el saber vivir es el eje central de esta obra, que hasta cierto punto podría ser considerada como un tratado psicológico de carácter tradicional. En Oriente, especialmente dentro de las doctrinas hindúes y más concretamente dentro del Budismo original existen unos  tratados compilados bajo el nombre del  Abbidharma,  de obligatorio estudio y necesaria su comprensión y asimilación  para el renacer espiritual. Del libro que estamos hablando, podría perfectamente situarse en esta línea, pero aplicado al Hombre europeo. Estudiarse a uno mismo es estudiar a los demás, y los capítulos de este libro nos invitan constantemente a estudiarnos, a dejarnos guiar por la nobleza y la dignidad, a saber dirigir nuestra vida, para saber vivir correctamente como líder. El saber vivir es una puerta a la felicidad de la persona. Responsabilidad, Gratitud, Flexibilidad, Valentía, Formación, Sentido del Humor, Autodominio, Saber hablar, Saber escuchar, Saber pensar, Saber hacer, Placer y Deber, Servicio, y así hasta un total de 31 capítulos que tienen las 417 páginas de este manual,  que nos invitan a vivir según las coordenadas de la objetividad y la veracidad.    Al final de cada capítulo con las claves y reflexiones del autor, tenemos abundantes citas de importantes personalidades de todos los tiempos, hálitos de sabiduría que nos han legado buena y generosamente. Entre estos están Raimon Llul, Calderón de la Barca, Baltasar Gracián, F. de Quevedo Platón, Séneca, Cicerón, Aristóteles, Plutarco, Marco Aurelio, Ramana Maharsi, Buddha Sakyamuni, Taisen Deshimaru, Hölderlin, Novalis, J.W.Goethe, F. Schiller, F. Nieztsche, A. Schopenhauer, René Guènon, Julius Evola, Codreanu, Edgar Dacqué, Charles Maurras, G.K. Chesterton,  Ananada K. Coomarasway, Frithjof Schuon, Thomas Merton, etc.      Un buen médico nunca prescinde de su “Vademécum” y un buen dirigente, bien sea político, social o empresarial, no debería perderse ningún capítulo de este libro. Desde luego que la lectura es importante, pero más aun es la práctica y la asimilación de estos principios.            

     “La Lucha con el Dragón”: Mitos, símbolos y leyendas de carácter universal del hombre en combate con la oscuridad y las tinieblas son tratados en esta magnífica obra, que podría ser considerada como una enciclopedia, puesto que hasta el momento no se ha escrito nada similar que reúna tanta información al respecto.  La tiranía del ego y la gesta heroica interior es el subtítulo de este libro. Ello  nos indica el significado antropológico, espiritual e interior de dicho combate, lucha y consecución de la gran victoria. Dentro de cada uno de nosotros hay una fuerza oscura, negativa, egoísta que nos mantiene en el reino de la ilusión y de la ignorancia. Para evitar seguir viviendo en estos “mundos”, es preciso ser conscientes de ello, pero no basta con querer superarlo. Hay que realizarlo, y en este libro podemos descifrar las claves a través de este mundo repleto de símbolos y mitos, con sus leyendas, cuentos y poemas épicos de nuestros antiguos.   Desde la India de los Vedas y héroes del Ramayana,  hasta el Thor nórdico y su lucha con la serpiente del Midgard y el Sigfried germánico y su combate con el dragón Fafnir; desde las alquímicas Aguas Mercuriales y su Obra al Negro y consecución de la Piedra Filosofal hasta San Jorge como patrón de la caballería cristiana y Cristo como vencedor de las Tinieblas... las 431 páginas de este volumen nos invitan a adentrarnos dentro de estas fascinantes historias, con sus niveles de significación, notas comunes al mito e interpretaciones diversas del dragón como símbolo y monstruo del ego.  Me gustaría destacar algunos capítulos –cosa difícil- puesto que desde la primera a la última página, todo me parece interesante. Pero para los apasionados e interesados de civilizaciones indoeuropeas, existe una abundancia de  referencias a nuestros antiguos mitos, entre ellos los siguientes: “El mito de la dracomáquia entre las antiguas estirpes europeas” no tiene desperdicio. Dividido en siete subcapítulos, donde  griegos, germanos, celtas, eslavos, bálticos y tracios son investigados por el autor en relación con el tema principal del libro. La lucha del héroe solar frente a la bestia es réplica frecuente en la antigua religión de nuestros ancestros y que se reproducirá de forma análoga dentro de la tradición cristiana europea, -(dentro de “El dragón en la tradición cristiana”) - con figuras igualmente arquetípicas como San Jorge, Santiago, San Miguel o el propio Cristo (ya helenizado). La abundante poesía épica medieval europea y libros de caballerías tendrán en común de nuevo este combate entre el espíritu y la materia. Los alegóricos mundos interiores de los cuentos de hadas también tienen su cabida e interpretación. Los “Niveles de significación” son fundamentales para la correcta comprensión de la obra, que se complementan con “El dragón como símbolo del ego”, “El monstruo del ego”, “Similitud entre el ego y el dragón”, así como “El combate entre el alma y el espíritu”. A lo largo de estos capítulos, el autor analiza las potencialidades del opositor al héroe y las potencialidades del héroe son tratadas en la necesaria regeneración  y victoria de la Luz en los siguientes capítulos: ”La gran victoria”, “La conquista del tesoro y la liberación de la Princesa” y “Las bodas sagradas: el retorno de la primavera”. Dentro de estas potencialidades del héroe hay una serie de prácticas que debemos leer, descubrir y descifrar entre líneas para reconducir y articular nuestra vida, unas orientaciones vitales para la  singladura que cada uno emprende. Y todo ello con aportaciones de los Maestros, tanto de Occidente como de Oriente, luz y guía para el ser humano que busca la liberación de la oscuridad y la ignorancia, que anhela el calor y la luz del Sol, de la Sabiduría, del Conocimiento, del Grial.  

     “La Vía de la Acción”:  Nuestra vida es acción. Vivir consiste en realizar cosas, bien sean materiales o inmateriales, de forma libre o necesaria. La vida exige acción y la acción sostiene la vida, nos recuerda el autor en el prólogo. La idea central de este libro consiste en hacernos recapacitar sobre cómo y porqué realizar de una forma determinada las acciones diversas que a diario ejercemos en nuestra vida cotidiana. Y el hombre superior, el hombre nuevo y antiguo al mismo tiempo, debe comportarse y actuar justa y correctamente, viviendo conscientemente el momento y la acción presente, teniendo presente causa y efecto, sin apegos y por amor a la acción misma, siempre con idea de servicio y entrega. Este libro da en el quid de la cuestión y nos conduce y orienta a ojos de la Filosofía Perenne de cómo saber vivir y realizar  El hacer justo y correcto frente al desorden activista, tal como se subtitula el libro. En tres grandes partes estas 333 páginas está dividido el libro: La importancia de la acción para la vida humana, El activismo: sus peligros y nefastas consecuencias y La Recta Acción: su naturaleza y su necesidad  para el hombre de hoy. Superando la pereza física, intelectual y mental a la cual invita el denso mundo de hoy, el autor no muestra a ojos de la Tradición la importancia de las acciones realizadas de forma centrada, bien sean acciones con la palabra, acciones con la mente o acciones de obra. Y Aristóteles, Platón, Cicerón, Karl Von Eckarthausen, Santo Tomás de Aquino o Lao-Tsê, por citar sólo unos pocos, nos recuerdan que el fin de la recta acción es la conquista de la felicidad, el amanecer hacia el mediodía. La paz, la no-violencia (el ahimsa indoario), la armonía son los efectos beneficiosos y sanadores de estas obras, palabras y pensamientos correctos.   En la segunda parte, el autor nos  expone el activismo sin sentido y superficial, como concepción errónea de la acción. El empobrecimiento al que nos conduce la intolerancia, bien sea religiosa (consecuencia de un alejamiento de la doctrina y de la contemplación), bien sea intelectual (todos los “ismos” propios de este ciclo como el racionalismo, el materialismo, el consumismo, el racismo,el hibridismo, el economicismo... efecto de una fe ciega y creación de “falsos ídolos”).  Este alejamiento de la Edad Dorada, es analizado a través de la doctrina védica de las tres gunas, para comprender la tendencia del hombre actual en su afán por el dinero, su culto y su tiranía. La excesiva politización de la vida (invasión de la política) y los partidismos exacerbados (democracias y totalitarismos), la crisis de la juventud o la inversión en el orden de valores, son igualmente tratados por el autor, apoyándose en autores destacados como Julius Evola, Vicente Risco o Werner Sombart  para demostrar la reduccionista, fragmentaria, parcial  y  subjetivista visión del hombre contemporáneo.  El autor hace una crítica de algunas ideologías modernas, como el nacionalsocialismo y el comunismo. En la primera crítica, creo que es acertada en su aspecto excesivamente biológico,  pero no en el resto, a mi modesto entender. No puedo compartir una crítica (con abundantes citas bibliográficas, por supuesto y no mera “propaganda de guerra” como otros mediocres intelectuales) a la voluntad que preconizaban algunos ideólogos puesto  que los avatares circunstanciales hacían necesaria la reconstrucción de un nuevo Imperium (en unas circunstancias histórico-sociales más que difíciles) a marchas forzadas contra elementos hostiles, tanto dentro como fuera del país. Ahora no podemos extendernos en esto, eso sí, se echa un poco en falta una crítica con mayor ecuanimidad (y mayor dureza para el materialismo marxista y al capitalismo pseudo- democrático), puesto que el nacionalsocialismo fue un movimiento de restauración de valores tradicionales y espirituales frente a estas doctrinas y sistemas, en coordenadas anti-tradicionales, anti-espirituales y fomentadoras del culto al dinero y del hibridismo.  La tercera parte nos invita a recuperar el sentido de la acción, que es conforme a la naturaleza humana y al orden divino y rector del Cosmos, para lograr el desarrollo emocional, mental, psíquico y corporal del ser humano, que es la auténtica revolución que hay que llevar a cabo. Los cinco elementos de la buena acción (Subordinación a la Verdad; desapego y liberación del egocentrismo; sentido de servicio y vivencia de lo sagrado; concentración en el presente; voluntad de unidad y totalidad) son detalladamente descritos para tomar por las riendas nuestra vida y con paciencia y perseverancia aguardar al maestro u hombre interior que habita y mora en cada uno de nosotros.            

“Sabiduría Activa”: Forma parte la segunda parte de esta colección en torno a la acción.             La acción humana como expresión de la luz y la verdad es el subtítulo de libro de 285 páginas. El actuar con una previa reflexión y contemplación  es la acción inteligente de acuerdo con el Logos y la sumisión a la Verdad como guía de conducta, el ser luz y hombres solares sobre la base del Conocimiento (co-nacer) alejándonos del dogmatismo subjetivista, la armonía de la teoría y práctica, el obrar de forma lógica y racional, la prudencia como arte de la conducta (el justo medio), el evitar las palabras vanas (donde actúan frecuentemente la mentira y el error), la irracionalidad en la acción, la sabiduría como base y meta de la acción y la unidad del Ser, el Conocer y el Hacer, son las nueve partes o capítulos en los que se divide el libro.  El mirar desapasionado, el cultivo de uno mismo, el actuar despiertos y estar atentos y con la alerta puesta ante los agentes internos y externos de la mentira...  son algunas de las claves que el autor nos ofrece siempre- y como norma a la luz de la Tradición – para aplicar en nuestra vida y discretamente encontrar el Centro áureo o Justo Medio que nos ofrece solidez y estabilidad.  La meditación  y el silencio interior  (tal y como la entendían y practicaban los antiguos) es una de las diferentes posibilidades prácticas, pues cura la inquietud y frena el activismo mental al que estamos sometidos en la actual civilización de la mentira, tal y como nos lo explica el autor. El meditar como forma de corregirnos y  de autodominio, es más que una simple terapia que nos facilita el autoafianzarnos y transformarnos, en vez de ahogarnos y diluirnos en el mundo que nos rodea. Para aquellos hombres modernos, que quieran y se esfuercen por realizar la verdad en su ser a través de la virtud, para estos hombres que buscan el reencuentro con la Sabiduría intemporal y de origen no-humano, este libro le dará una alternativa y una respuesta inteligente a la crisis que padecemos, para así recuperar esa acción sabia, prudente e integradora.     

   “La Luz del Tao” Junto a un clásico espiritual como es el Tao-Te-King, del maestro Lao-Tsê, el autor nos invita a conocer y adentrarnos dentro de esta interesante tradición extremo-oriental, que analiza y nos revela el mensaje espiritual de esta filosofía sapiencial de hace 2.500 años. A mí personalmente, dentro de los antiguos libros sagrados de la Humanidad, los que más me gustan – que por razones de espacio no voy a enumerar- son el Bhagavad-Gita,  las Eddas y el Tao-Te-King. El mensaje siempre es actual, la sabiduría es actual y las razones para cumplir con nuestra realización del Ser son actuales. Y es que esta obra de la Filosofía Perenne nunca será caduca.

Los orígenes de esta doctrina y concepción de vida, su relación con la Naturaleza y su visión sagrada del Universo, la búsqueda de realización como hombre armónico y auténtico, su filosofía más allá del bien y del mal, son algunos de los 23 capítulos que componen esta obra, que invitamos a leerla con detenimiento, debido a la cantidad de conceptos nuevos que encontraremos a lo largo de la obra, siempre y cuando no se esté familiarizado con dicha tradición.

 

 No solamente acaba aquí la labor del autor, también se prolonga a través de traducciones: Ha traducido un libro de un romántico portugués llamado Teodoro de Almeida, que se ha publicado bajo el nombre de “El Hombre Feliz”, una novela filosófica con un cruzado como protagonista. “El Espíritu de oración”  del místico anglicano William Law, es otra traducción que ha realizado y ha sido publicada en la Ed. YataY,  dentro de la colección de espiritualidad cristiana junto a otras traducciones y reediciones de místicos como E. Swedemborg, Meister Eckhart, San Bernardo, Fray Diego de Estella...   “Conócete a ti mismo” de Valentín Weigel es otra interesante novedad dentro de la colección,  bellas reflexiones de este místico sajón del siglo XVI  cuya traducción, notas e introducción ha llevado a cabo espléndidamente Eduardo Arroyo. 

          Dentro de esta labor de traducción, esperamos que algún día vea la luz una obra póstuma del genial artista Richard Wagner, “Arte y Religión” (Kunst und Religion), pues ya  hace tiempo que realizó  Antonio Medrano dicha traducción. 

Desde estas páginas os invitamos al Conocimiento, tal y como nos lo enseñaron  y legaron los maestros de Occidente y Oriente. Que sean provechosas y fructíferas vuestras lecturas y que sus prácticas os conduzcan al “bien vivir”.

Federico Traspedra

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres